¿No es para ponerse a pensar?

Me pregunto que es necesario hacer para ser profeta en tu tierra. ¿Por qué, me pregunto una y otra vez, nos cuesta tanto entender que la calidad del trabajo bien hecho no se mide por su lugar de procedencia ni por los kilómetros que separan a cliente y proveedor?.

No entiendo ese erre que erre por despreciar lo que tenemos al lado. ¿Quién se ha inventado la regla de cuanto más lejos mejor?

Hace unos meses, se convocó en el Ayuntamiento de La Coruña un concurso público para dotar a los efectivos del 092 de radiocomunicaciones. El concurso, poco transparente desde el primer momento y con irregularidades que lo han llevado a los tribunales, fue resuelto con una adjudicación a una empresa catalana dedicada al abastecimiento y mantenimiento de redes semafóricas.

No es que tenga nada en contra de los catalanes, más bien todo lo contrario. Admiro a los catalanes en muchos aspectos, pero sobre todo en lo profesional. Mi crítica es para la administración local, porque a la vista de cómo se resolvió el concurso, se me platean dudas.

¿Por qué se lleva un concurso de radiocomunicaciones una empresa que no se dedica a las radiocomunicaciones?. A mí, que me decido a las radiocomunicaciones, no se me ocurriría presentarme a un concurso para, por ejemplo, instalación eléctrica, a no ser que una bolita mágica me dijese que, contra todo pronóstico, me lo iba a llevar.

¿Por qué no se valora a una empresa local, que paga sus impuestos a la administración local, y que genera empleo y riqueza en el ámbito local?. ¿Es que preferimos que nuestros dineros se los lleven las empresas que pagan impuestos y generan riqueza en otros lugares?.

Y por último por hoy, porque dudas tengo para varios días, ¿Por qué no sé reconoce el prestigioso de las empresas locales?. Resulta que en Coruña existe una empresa dedicada en exclusiva a las radiocomunicaciones, con prestigio internacional, única española perteneciente a la prestigiosa DMR Association y Partner de Motorola, que actualmente desarrolla proyectos en todo el mundo, menos en La Coruña, en donde no le dejan profetizar en su tierra.

¿No es para ponerse a pensar?.

 

Una respuesta

  1. Hola, felicidades por todo lo que escribes, hoy encontre esta página por casualidad y vaya sorpresa al leer, me gusto mucho.
    Que curioso pero creo que te conozco, hace un par de años trabajé de camarero en el “trebede” de matogrande, creo que parabas a desayunar.

    un saludo y felicidades por la página, ya tienes otro seguidor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: