El “parking” de Matogrande duplicó sus usuarios desde que se privatizó la gestión

La Empresa Municipal de Vivenda valora que los conductores van adquiriendo el hábito de usar el aparcamiento, favorecido por las medidas contra la doble fila y el estacionamiento sobre las aceras.

El estacionamiento de Matogrande sufrió un batacazo inicial. Cuando abrió, había días que apenas un centenar de coches entraban en él mientras la doble fila era la tónica habitual de la superficie. Cuando de las 200 plazas destinadas a comerciantes y a vecinos sólo se adquirieron 75, Emvsa vio peligrar su plan de viabilidad. Finalmente optó por alquilar la gestión. Con las medidas contra la doble fila y el fin de las obras del polideportivo, la empresa espera que en cuatro años el ‘parking’ tenga resultados satisfactorios

El ayuntamiento acusó a los comerciantes de incumplir el compromiso de adquirir sus plazas reservadas, pero no tuvo en cuenta los efectos de la crisis en ese momento. Parece que el gobierno municipal es el único que puede reducir sus inversiones con motivo de la crisis, y los demás no. Es injusto.

Como también es injusto que el ayuntamiento no se pronuncie sobre el 20% del coste de la plaza (18.000€) que había que poner de fianza y el Ayuntamiento se quedó. Así son las reglas. No nos quejamos, pero son varios miles de euros que el ayuntamiento se embolsó y de los que no hemos visto beneficio

El aparcamiento de Matogrande casi ha duplicado su número de usuarios. El pobre balance de los primeros meses se ha convertido en una evolución favorable desde que la Empresa Municipal de Vivenda (Emvsa) alquiló la gestión a una empresa privada. Según los responsables de la entidad, las medidas contra la doble fila y el aparcamiento en las aceras en el barrio han contribuido a aumentar las cifras del estacionamiento, el segundo más barato de la ciudad.

Efectivamente, los MAMOTRETOS siguen ahí. Brillando con todo su gris esplendor. También brillan por su ausencia las zonas de carga y descarga que tantas dificultades les acarrean a los comerciantes de las calles cruzadas con la “firma” de nuestro gobierno municipal.

La primera gran obra de infraestructura de Emvsa se atragantó, lo que obligó a traspasar a la iniciativa privada su explotación. Así lo recuerda Castiñeira, que justifica que tenían el compromiso de vecinos y empresarios para adquirir unas doscientas plazas. “Finalmente solo compraron 75”, relata el director general, lo que descuadró el plan de viabilidad: “Eran dos millones menos de diferencia sobre los ingresos previstos”.

Quizás no se hubiera atragantado si se tuviesen en cuenta dos medidas de los empresarios:

  • Permitirnos la gestión del parking, a través de la sociedad Parking Matogrande, que creamos a tal efecto y que ha recibido no más que menosprecio por el consistorio local.
  • Aceptar nuestra sugerencia de localización, mucho más céntrica y consecuente con la distribución de los negocios de la zona: debajo de la glorieta central, con buen acceso, tanto de entrada como de salida.

Aunque la intención inicial de la empresa municipal no era tal, decidió alquilar la explotación del estacionamiento, que sigue siendo propiedad de Emvsa, una renta que quiso cobrar por anticipado “para hacer frente a la amortización de la deuda financiera” correspondiente al dinero que requirió para abordar la obra.

“Teníamos dos opciones y esta nos permitió poder emprender más obras como el parking de Sagrada Familia”, señala. Únicamente una empresa se presentó al concurso para encargarse de la gestión, Aparcamientos Cuatro Caminos, que finalmente realiza esa labor como Aparcamientos Tres Esquinas.

“También pusieron los bolardos en las aceras para que la gente no aparcase mal”, comenta Castiñeira como factor definitivo para el cambio de rumbo. El director general espera que el impulso final sea la apertura del complejo deportivo, a finales del mes de abril. “Ahora hasta parece que el parking está en obras”.

Se pusieron MAMOTRETOS para obligar a la gente a ir al Parking. Esto sucede una y otra vez en todas las ciudades de España: un nuevo parking es precedido de bolardos, mediadas y ampliaciones de aceras.
Ese tipo de obras no son malas, ni mucho menos. Pero es preciso averiguar antes si son necesarias. ¿Es necesario anchear aceras donde casi no circulan peatones?

La construcción de este Parking era una necesidad. Pero más necesario era aún el sentido común de nuestro gobierno. Aunque, claro está, es el menos común de sus sentidos.

Vía | La Opinión


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: